Vamos a intentar averiguar cuál es el más importante, si el proceso o el evento, pero para poder determinarlo, tenemos que describir cada uno de los dos antes de poder posicionarnos a favor de uno o de otro.

Cada uno tendrá su opinión y su postura sobre cuál predomina sobre el otro, si es el evento o el proceso el más importante, y en este artículo voy a coger como ejemplo la vida real y mi experiencia como anfitrión en la plataforma Airbnb para justificar mi posición y explicarte cuál es de los dos el más importante.

evento

1. ¿Qué es el proceso y el evento?

Para poder responder a esta primera pregunta, como te decía, voy a coger dos ejemplos: uno de la vida real y otro como anfitrión en la plataforma Airbnb.

Lo primero que voy a utilizar es buscar trabajo, algo que hemos hecho todos. En este caso, el proceso es buscar las empresas adecuadas para ti, aplicar a posiciones que te interesan, mandar el currículum actualizado, hacer las numerosas entrevistas, y así sucesivamente hasta encontrar el trabajo que te guste. El evento en este ejemplo es que la empresa te diga que te escoge a ti, es decir, encontrar el trabajo.

Siendo anfitrión, el proceso es publicar fotos de calidad, tener una descripción atractiva y precios competitivos, contestar en menos de una hora a las solicitudes de los posibles clientes, etc. El evento en este caso es tener una reserva.

Básicamente el proceso es todo el trabajo que hay que hacer para conseguir algo, mientras que el evento es conseguir lo que quieras


Ahora que hemos definido la diferencia entre un proceso y un evento, vamos a ver cuál de los dos tiene más importancia.

2. El proceso

Tal como hemos definido, el proceso es todo el trabajo a diario que hay que hacer para conseguir cualquier objetivo, paso tras paso. Estoy seguro de que alguna vez has tenido que superar un objetivo y no sabías cómo. Sin embargo, segmentarlo en pequeños pasos lo hace más fácil.

¿Tú crees que sin proceso hay evento? Cada uno piensa como quiere, pero es muy importante que cojas un ejemplo personal y te preguntes si sin todos los pasos que has dado a diario habrías podido conseguir el mismo objetivo que lograste. 

Otro ejemplo que seguramente puedas entender es perder peso. Cuando quiero adelgazar, no me digo que voy a perder tres kilos y espero a hacerlo. Más bien al contrario, pongo un proceso en marcha y me planteo pequeñas metas para perder peso, empiezo a hacer deporte, como más sano y evito aquello que no debo, etc.

3. El evento

El evento, para su parte, es el objectivo que quieres conseguir.

Voy a coger un ejemplo personal. A final de mes quiero ganar más dinero gracias a Airbnb como anfitrión. Este es el evento que quiero conseguir, por el que haré todo, tendré en mente diariamente y trabajaré duro para lograrlo.

Piensa ahora en un objetivo que quieres conseguir. Sin embargo, puedes ver que tanto para poder conseguir ganar más dinero como anfitrión en la plataforma Airbnb, como para conseguir el objetivo que tú te has marcado, hay que poner acciones en marcha, hay que emprender para conseguirlo

Eso significa simplemente que para ganar más dinero, es decir, el evento, tengo que tener un proceso claro y bien definido. En el ejemplo que tú has elegido es igual, para conseguirlo tienes que tener un proceso bien estructurado.

En resumen, el proceso es la parte más grande de tu objetivo, que te va a suponer el 99 % de tu tiempo, mientras que el evento, que es el resultado final, solamente un 1 %. Puedes coger cualquier ejemplo de tu vida personal y aplicarlo a este método del proceso y el evento para comprobarlo.

Si quieres generar un segundo ingreso, apúntate a la formación Empezar como anfitrión Airbnb.

Pon en comentario tus ejemplos. 

Tengo ganas de leerte. 🙂

Únete a nuestra comunidad

Forma parte de nuestra comunidad y recibe las últimas noticias y todo lo que necesitas saber sobre House Hacking y Airbnb.